domingo, 1 de julio de 2012

Me tranquiliza saber que no te irás

Habré escrito más de un millón de veces que nadie es imprescindible, que vinimos solos y nos largaremos solos. Y él como siempre ha estado ahí para ser la excepción que confirma la regla. Hablo a menudo de los artistas, de aquellos que intentan darle la vuelta al mundo para decirle "oye, yo he estado aquí", para que al marcharse y dormirse tras esas losas de piedra fría todos recordemos quiénes fueron y por qué vinieron, para que digamos que ellos sí que eran imprescindibles y para que así podamos llamarles artistas. Él era un artista y mucho más que eso. El artista no es el que maravilla al mundo con algo incomprensible, es el que amando lo que tiene, tiene todo lo que quiere. El que ve más allá de sus narices, el que amando descubre el mundo y el mundo le descubre a él.

Me tranquiliza saber que estás aquí, que no te has ido y que sí que volveremos a verte. Me tranquiliza pensar que nos miras, que nos cuidas y todavía allí te ríes de nuestras bromas. Que no has dejado de amar porque tu corazón era demasiado grande ya para permanecer en un mundo tan pequeño como este. Me tranquiliza saber que tuvimos la suerte de tenerte con nosotros, me tranquiliza imaginarte allí descubriendo la Verdad y recibiendo el amor de El más grande. Me tranquiliza que aunque no te lo hayamos repetido demasiadas veces, sabes que te queremos más que a nadie, y que tú nos quieres a nosotros como no se ha pensado jamás. Me tranquiliza saber que nos oyes todavía cuando miramos el cielo y decimos: "Gracias, abuelo", "Gracias, papá", "Gracias, Nicasio".  Me tranquiliza saber que jamás te irás, que estás aquí.

Sofía


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Supongo que el mundo no sería lo mismo sin esas enormes, maravillosas, brillantes y amarillas réplicas del Sol. Nada sería igual sin girasoles.